miércoles, 10 de noviembre de 2021

LA OPINIÓN: MISIONES Y MISIONEROS

 

Nuestro Padre Jesús del Gran Poder

El Gran Poder nos ha dado una lección sobre la existencia de Dios en los diferentes barrios de Sevilla: no hay que ser ni rico ni pobre para ser más devoto o estar más cerca de Dios ni hay que mostrar que tenemos que montar los altares más vistosos usando terciopelo ni orfebrería, sólo lo mejor que tengamos en nuestra casa, pues se debería valorar y más en estos tiempos la humildad que la ostentación, y el Señor del Gran Poder es ambas cosas, un hombre humilde pero rico en los corazones de todos sus hermanos y devotos. Ha llenado unas parroquias en las que antes sólo iban algunos vecinos cercanos además de fe y esperanza a los que más lo necesitaban, pues ese era el motivo principal de la misión. 

Pero ahora que ha vuelto a San Lorenzo, se ha abierto un debate y se han creado nuevos interrogantes: ¿Habrá otras hermandades que seguirán su ejemplo? ¿Será el Gran Poder una nueva hermandad matriz con sus filiales en diferentes barrios o localidades al igual que la Virgen del Rocío? Ya ha marcado un camino que puede tener continuidad en un intervalo corto de tiempo si se saben organizar correctamente y se piensa más en los desfavorecidos y menos en tanta misa de puertas para adentro.

Nuestro Padre Jesús de la Bondad (A.C. Amor y Bondad)

Cuando se trata de barrios alejados sin cofradías de penitencia, con muy pocas iglesias y donde ningún grupo parroquial o futura hermandad puede tener la oportunidad de recorrer la carrera oficial, difícilmente se tienen en consideración el que haya otras imágenes menos devocionales que puedan tener una labor misionera y evangelizadora y no son pocas las que lo intentan. Mientras el Gran Poder regresaba a San Lorenzo, en Sevilla Este Nuestro Padre Jesús de la Bondad hacía su salida extraordinaria por el XXV aniversario de la fundación de la Asociación Amor y Bondad, la más antigua del barrio y colaboradora con diferentes entidades sociales. 

También las asociaciones y grupos de fieles tienen ese carácter misionero del que goza el Señor de Sevilla aunque no tengan tanto tirón ni sean conocidas por la mayoría de los sevillanos, pero aún así llevan ese mensaje de esperanza a cada casa y a cada devoto que las contempla, pues estos grupos de jóvenes que se reúnen para organizar una hermandad tienen ese propósito, recordemos que cofradías como San Bernardo o el Sol así como la mayoría de las hermandades de vísperas nacieron de esta manera. Por esa misma razón, que no se les quite mérito ni se les tache de piratas por no estar incorporadas a un templo sea por imposibilidad burocrática o por reticencias injustificadas de los párrocos.

Cada hermandad tiene una misión en sus barrios y los misioneros no son sólo las imágenes que lo representan, lo somos también nosotros que hacemos posible esas estampas que se quedan grabadas en la memoria colectiva, todo al fin y al cabo para seguir extendiendo el mensaje de Dios por todo el mundo, especialmente por los que buscan amparo y consuelo en estos tiempos tan difíciles, sea a través del Gran Poder, la Macarena, el Cautivo de Santa Genoveva, los Dolores del Cerro, el Señor del Amor y Bondad o cualquier imagen de los cuatro puntos geográficos de Sevilla, tierra de misiones y misioneros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario