lunes, 9 de noviembre de 2020

LOS JAVIERES BARAJA VOLVER A LOS JESUITAS 43 AÑOS DESPUÉS

Santísimo Cristo de las Almas

Ya adelantábamos hace unas semanas en nuestro blog que los jesuitas de la calle Jesús del Gran Poder abandonaban el templo y que tal hecho podría propiciar la vuelta de la cofradía del Martes Santo a su lugar de fundación.

La hermandad de Los Javieres baraja regresar a la iglesia de la Compañía de Jesús 43 años después de su marcha en 1977. Así lo confirma su hermano mayor, José Antonio Oliert, que asegura que «están en conversaciones con los propietarios del templo desde que anunciaron su marcha».

El propio Oliert apunta que «era cuestión de tiempo que se supiera ya que es público nuestro interés entre muchos de nuestros hermanos». Por ello, confirma que tuvieron una reunión con la compañía el pasado 30 de octubre, y «en la que valoramos todas las opciones». Al tanto de todo ha estado el director espiritual de la hermandad, el párroco de Omnium Sanctorum (actual sede de la hermandad), Pedro Juan de Dios Álvarez, «así como el delegado de Hermandades, Marcelino Manzano». Así, el hermano mayor apunta que «aún no tenemos intención de marcharnos de nuestra actual sede pero que sí valoramos la posibilidad que se ha abierto en la calle Jesús del Gran Poder». Un acuerdo que aún está «en estado embrionario», como asevera Oliert y que «debemos de planificar bien ya que irnos a un templo en solitario tendría un gran coste económico para la hermandad».

En julio de 2021 la Compañía de Jesús dejará la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en la calle Jesús del Gran Poder, y la casa aneja. En un comunicado del pasado 23 de octubre, los jesuitas declararon que permanecerán en Sevilla en la comunidad de Portaceli y en Torreblanca, y que la Compañía de Jesús seguirá presente, «impulsando las actividades que mantiene actualmente».

Desde su fundación, la hermandad ha estado vinculada a esta orden. En Jesús del Gran Poder estuvo su sede hasta 1977 y desde allí realizó sus primeras salidas. En el periodo entre 1940 y 1945, regentaban la Iglesia del Sagrado Corazón, los padres jesuitas Pedro Ayala, Antonio Luque y José Luis Díez. La congregación de los Javieres estaba dirigida espiritualmente por el padre José Luis Díez Gutiérrez-O’Neill. Allí se empieza a fraguar la idea de una hermandad, fructificando con el encargo de las imágenes en 1945. El acuerdo de la fundación de la hermandad se plasmó en 1946.

Bueno Monreal aprueba las reglas el 21 de junio de 1955, acordándose el día de la salida el Martes Santo, por coincidir con el nacimiento de San Francisco Javier: 7 de abril de 1506.

En 1956 estaba previsto que una representación de nazarenos con varas y estandarte acompañara a la hermandad del Dulce nombre, pero no fue posible a causa de la lluvia. Finalmente, salió con Soledad de San Lorenzo el Sábado Santo. Realizó su primera estación de penitencia el 16 de abril de 1957 sólo con el paso de Cristo. En 1969, la Virgen de Gracia y Amparo salió por primera vez, en un Stabat Mater con el crucificado desde este templo jesuita y en 1977, la hermandad abandona definitivamente un lugar que alberga visos de volver a ver a esta cofradía de nuevo en sus naves.

María Santísima de Gracia y Amparo

No hay comentarios:

Publicar un comentario